El Poder en el Estado Moderno (Parte I)

La pregunta sobre la que vamos a debatir en esta disertación es la siguiente: ¿Quién tiene el poder real en el Estado Moderno actual? Para poder contestarla trataremos de contextualizar en esta primera parte qué se considera Estado Moderno y cuándo surgió dicha estructura organizativa tal y como la conocemos hoy en día.


Comenzando por su nacimiento, el Estado Moderno que hoy conocemos fue definido en el siglo XV, en la Europa Feudal, y empezó a cobrar protagonismo a lo largo de este siglo y el posterior cuando maduraron y se pusieron en práctica gran parte de las ideas promulgadas por el Renacentismo. Se trata de una estructura diseñada por pensadores y puesta en práctica por reyes para destronar al sistema organizativo que había imperado durante casi un milenio en toda la Europa Occidental: el Feudalismo.

Apoyada por la burguesía, la idea del Estado Moderno se abrió paso por todos los grandes territorios de la época y empezó a consolidarse como un sistema liberal que repartía parte del pastel de poder entre un número mayor de agentes sociales. Surge de esta manera un sentimiento de pertenencia anteriormente olvidado desde épocas clásicas, con carácter organizativo y centralizado, así como estructura económica y social que además se apoya en una trascendental revolución científica e intelectual para sumar mayor calado y aceptación por parte de la ciudadanía.

Algunas definiciones ilustres del concepto de Estado Moderno son:

  • “Corporación constituida por un pueblo y dotada de un poder originario” George Jellinek.
  • “Es el componente político de la dominación de una sociedad”. Guillermo O’Donnell.
  • “Una relación social que articula un sistema de dominación social a través de atributos de estatalidad: reconocimiento de la soberanía del Estado por parte de otros Estados, monopolio de la fuerza, extracción de recursos y sentimiento de pertenencia”. Oscar Oszlak.

famil-felipe-v

Podemos también definir algunos de los elementos que conforman el Estado Moderno. En primer lugar dos elementos pasivos o fijos, que no pueden ser eliminados excepto por la propia voluntad de estos mismos de dejar de formar parte del Estado: el Territorio y su Población. La Soberanía de estos dos forma el tercer elemento del Estado Moderno, aquella que en este post relacionamos como sinónimo de Poder. Para ejercerla, se crean dos elementos activos que son el Gobierno, y su brazo ejecutor, el Sistema Burocrático o Institucional.

En conclusión observamos pues que el poder/soberanía antes de la creación del Estado Moderno residía en su totalidad en la figura del Rey o Señor Feudal de turno y en un estatus pudiente de la sociedad perteneciente a la clase noble y clerical. Posteriormente, tras la aparición del Estado Moderno, este poder se reparte entre un número de agentes sociales más amplio del cual entran a formar parte principalmente la clase burguesa y parte de la ciudadanía, sumando así complejidad y en cierto modo justicia en el ejercicio de la soberanía estatal. Y desde entonces hasta nuestros días se han ido añadiendo en el reparto de poder el resto de agentes sociales inicialmente no incluidos por discriminación de estatus, sexo o raza, consiguiendo así en mayor o menor medida que toda la población tenga peso en el proceso de soberanía del Estado del que forma parte.


Genial, ahora sabemos a grandes rasgos cómo nació y cómo ha evolucionado en cierta medida el concepto de Estado Moderno y el reparto de poder que este representa. Volvemos por lo tanto a la pregunta que nos atañe ¿Quién tiene el poder real en el Estado Moderno actual? La respuesta que la mayoría otorgaría probablemente sería una referencia a la definición de Democracia refiriéndose así a que el poder en los Estados Modernos actuales reside en el pueblo o la ciudadanía, pero, ¿Es esto realmente cierto?.

poder del pueblo

Veamos, en primer lugar vamos a tratar de observar el pastel de poder que pertenece a un Estado base como podría ser un Estado Occidental Democrático al uso, tal como España (mi país) o cualquier otro. Por un lado estudiemos la afirmación antes dada: “el poder reside en el pueblo”. De acuerdo, evidentemente no se trata de una afirmación falsa ya que objetivamente la población de un país o estado tiene capacidad real para cambiar los sujetos activos del mismo que en este caso serían el Gobierno y sus Instituciones. Por otro lado, y también de manera evidente, tampoco se trata de una afirmación cierta, al menos no en su totalidad, ya que el poder real de la ciudadanía es bastante bastante limitado, tanto en el tiempo como en su capacidad.

¿Cuál es entonces la capacidad real de la ciudadanía para ejercer su capacidad de poder en el Estado Moderno actual? ¿Cómo se reparte el resto del pastel de soberanía y entre qué agentes? Para no generar un texto excesivamente extenso dividiremos este post en tres partes, y estas y otras preguntas pasaremos a tratarlas en la siguiente parte de la disertación.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s